Skip to content

Ya tengo mi bosquecito!

abril 2, 2009
Ampliar: chicos al fondo

Este “bosquecito” ( la foto muestra una  mitad) recorre ambos lados de la entrada a mi casa. Cuando compramos el predio donde hoy vivimos ( hace 10 años) no había ningún árbol: era un campo de alfalfa y sorgo .Excepto mi viejo, nadie daba dos mangos por nuestro proyecto: que era muy lejos, que era muy grande, que era mucho trabajo, que cómo vas a sacar esta alfalfa, etc. Nosotros no teníamos un peso: nos gastamos los ahorros en la compra del terreno, y aún había que alambrar, comprar la línea eléctrica, parquizar y por supuesto alguna vez hacer la casa! De esto último ni hablábamos aún . Comenzamos por derrotar la alfalfa para que alguna vez fuera gramilla ( césped). No fumigamos ni aramos como nos recomendaron los ingenieros de la familia: simplemente cortamos, cortamos y cortamos hasta que desapareció.  Para parquizar pasamos noches y noches haciendo dibujos de posibles parques, consultando especies viables en revistas y mirando parques ajenos. Al final creo que nos guiamos sólo por la intuición, aunque muchas veces nos falló y pusimos árboles que nunca se adaptaron al clima y murieron.

De wordpress

Los primeros árboles que pusimos son los que forman este bosquecito. Compramos 200 “lambertianas” o cipreses lambertianos ,pequeñísimos ( unos 20 cm) porque eran más baratos ( costaban $ 1 cada uno), otros tantos  álamos plateados para intercalar en segunda fila, junto con cotonoaster, arbustos que se desarrollan mucho horizontalmente, y al final terminaron ahogando los álamos.

Cuando digo ” pusimos” quiero decir literalmente que mi marido y yo hicimos cada hueco y plantamos cada árbol. Yo, que en mi vida había agarrado una pala! Recuerdo muy bien el día que hicimos nuestra primera plantación ( unas 50 de esas lambertianas en un solo día), era otoño, hacía mucho frío. Dejamos a los chicos con mi mamá, todo un hito ya que Eugenia que tenía ya un año jamás se había quedado en la casa de nadie: era una bebé de bastante carácter por no decir muy llorona. Discutíamos con mi marido acerca de la distancia entre los árboles, si había que estaquearlos o no, cada cuanto regarlos, etc., siempre soñando con el bosquecito que se iba a formar dentro de muuuuuuchos años. Bueno, el tiempo llegó y no parece que hubiera pasado tanto!

Así , de a poco, pusimos más de 600 árboles. Algunos no sobrevivieron, pero a la larga fueron reemplazados. Con el tiempo, aprendimos a reproducir nuestros propios ejemplares, sino costaba una fortuna!

Esa época llena de proyectos fue una de las mejores de nuestra vida. Los sueños, el trabajo físico de plantar, cortar el pasto, sacar yuyos, preparar canteros para flores que duraban una estación hasta que aprendí a poner perennes, siempre los fines de semana, durante varios años… todo eso fortaleció nuestro vínculo y nos dio un sentido de pertenencia que no hubiéramos tenido si comprábamos una casa hecha.

eucal

Luego de plantar el futuro bosque, pusimos esta línea de Eucaliptus medicinales para limitar el predio de algún futuro vecino, también tan chiquitos que muchas veces  los pasamos por arriba mientras cortábamos el pasto y hubo que reemplazarlos.

Por último, otro rincón que quedó muy alejado de la casa pero que está lleno de recuerdos: era el lugar donde nos sentábamos  los domingos a la tardecita a tomar mate cuando invariablemente venían mis viejos a visitarnos.

rincon
Allí pusimos un Ciprés amarillo de crecimiento muy lento junto a un Liquidambar que ya se pondrá rojo , una magnolia que hasta ahora nunca dio flor. Más adelante los unimos con retamas ( jazmines amarillos) que visten mucho el rincón con sus flores en primavera.

Otro día cuento cómo hicimos la casa.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. abril 5, 2009 10:41 pm

    O_O es la primera vez que entro a este blog, pero ni me imagino lo que se siente hacer todo eso por vos mismo, 2 personas solas que hagan su pequeño mundo, es simplemente genial.

    Me gustaria saber mucho mas de esto, como se hace, que tan dificil fue, etc 😛

  2. teretere2000 permalink*
    abril 6, 2009 8:59 am

    HOla Ramza, gracias por tu comentario.La verdad es que mi vida es bastante hedonista: cuando cocino es por el placer de comer, la jardinería es por el placer de disfrutar el parque, la huerta por la cosecha, etc.. 🙂
    En pxmo post voy a contar cómo hicimos la casa, voy a buscar fotos de esa época.

  3. abril 6, 2009 10:51 am

    Gracias por tu respuesta teretere. Yo soy un “pendex” de 21 años aun, pero capital me tiene cansado ya, “mi sueño” por asi decirlo, es ese. Irme a un lugar mas tranquila con mi pequeño terreno, una casa construida con mis manos, cultivar parte de mi comida, tenes mi “bosquecito”, etc.

    Lo mas raro de todo es que la gente se sorprende de esto cuando se lo cuento ya que trabajo con todo lo que tenga que ver con informatica e internet. Saludos.

  4. Diana permalink
    abril 9, 2009 2:17 pm

    Que hermoso tere!! y que lindo trabajo que hiciste!! me encanta! aca el clima esta mas loco!! nieva, despues hace un calor de locos y nieva de nuevo y hoy esta lloviendo, la pobre huerta no sabe para donde correr! (ha,ha)

  5. teretere2000 permalink*
    abril 9, 2009 7:01 pm

    Hola Diana, cómo estás? Qué sembraste en la huerta? Saludos!

  6. Julian permalink
    febrero 2, 2010 7:42 pm

    Hola: Me gusto tu relato de como fueron progresando las cosas en tu bosquecito. yo tengo un parque y tambien tengo Lambertianas plantados. Me gustaria saber como hiciste para reproducirlas ya que quiero hacerlo yo como un hobbie..
    Desde ya muchas gracias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: