Skip to content

Fiesta y vacaciones parte I

marzo 6, 2009

gordax12

Había pasado un par de semanas agotadoras. Una temperatura cercana a los  40 ° C no ayudaba demasiado.  En enero me quedé sin empleada doméstica y no conseguí quién quisiera hacer varios kms para trabajar en casa. Mi hijo adolescente ( creo que “adolece” de materia gris…) se había mandado una cagada tras otra. En ese contexto tenía ya programada ese día una pileteada y asado para 30 personas… Diálogo con mi hija mientras trataba de encontrar un bikini en el caos de su placard:

– Mamá, cuántos invitados vienen?

– 20 personas y 10 niños

– Ah…

Al día siguiente nos íbamos de vacaciones.

Mi mamá pasó a la mañana a despedirse pues partía en un crucero por Chile y Malvinas. Después de quejarse media hora de supuestos achaques que sólo aparecen cuando viene a visitarme ( sus amigos siempren me dicen ” què bien que está tu vieja de salud!”) y posando su mirada en las telarañas del techo me dijo:

– Nena, esta casa es muy grande ,no podés mantenerla sola, tenés que construir una casita para una empleada doméstica y jardinero cama adentro…

– Sí, mamá, y contratar un negro musculoso con una p….. de 25 cm que me la ponga 5 veces al día..

– Tantos años de educación privada para terminar hablando así!

– Tenés razón mamá, hablar bien no cuesta un carajo y reporta un beneficio de la gran puta…

Mi marido asaría unos lechones a la parrilla. Máximo ( tenía que hacer buena letra: sabía que  su vida pendía de un hilo) y un vecino carnearon dos lechones. A la siesta yo ya había terminado de limpiar toda la casa y entró mi marido con los lechones en bolsas ensangrentadas y los apoyó en el piso recién encerado de la cocina..Yo, en ataque de furia:

-¡¿ Qué mierrrrrrda hacés?!!

– Voy a adobar los lechones, por?

– ….

Conté hasta 99 y me fui a la pileta….´ma sí! No vaya a ser que el asador se enojara y yo tuviera que bancarme la tarde en la parrilla!

A esta altura yo estaba de un humor de perros deseando que lloviera así suspendíamos todo. Pero ni una nube. Comenzó a llegar la gente y yo a laburar con las reposeras, mates, bizcochitos , juguitos para los nenes, etc…

Nos quedamos algunas madres charlando en un rincón de la pileta, todas con hijos adolescentes. Comenzaron a contar sus problemas con ellos : alcohol, vagancia, materias bochadas, etc.. y me dí cuenta que lo mío con Máximo era una estupidez comparado con eso. Todas buscaban soluciones para la relación con sus hijos: alguna iba al psicólogo con él, otras ponían límites estrictos, otra lo ayudaba a estudiar, alguna se culpaba a sí misma..Yo dije que me gustaría tener la sabiduría para encontrar cuál es la respuesta , cómo se marca el camino, qué tiene una que hacer..Pero el sólo hecho de hablarlo resultó una excelente terapia. Llegó nuestro amigo de toda la vida G. , y anunció que su padre tenía cáncer con diágnostico muy severo. Se me amontonaron las imágenes del tiempo del cáncer de mi viejo y pensé en todo lo que se le venía a la familia de G…las consultas a mil médicos intentando encontrar una cura que no existe, las discusiones familiares, las mentiras al enfermo, las decisiones a tomar sobre su terapia ( y su vida) que nos hará preguntarnos toda la vida si hicimos lo correcto, y el dolor, sobre todo el dolor.

Pensé si íbamos a tener otra oportunidad en el futuro cercano de juntarnos todos a pasar  una tarde así, y decidí disfrutarl, dándome cuenta que mis problemas eran pavadas… El resto de la tarde fue maravillosa, salimos a las 10 de la noche de la pileta, cuando la comida estaba lista. Todos había traído ensaladas, postres y bebidas. Siempre digo que podremos no tener plata, pero de hambre, no nos vamos a morir! Cenamos en el parque  y bebimos profusamente. La casa estaba abierta y los chicos entraba y salían mojados, tiraban las toallas al piso, arrasaron con los juguetes.Mientras me empinaba una copa de champagne alcancé a ver dos bebés de 2 años que se agarraban a trompadas  por un Winnie Pooh… que se arreglen! Al tener los reflectores prendidos había adentro más insectos que en el Amazonas…

Se fueron a las 4 de la mañana, la casa parecía un campo de batalla. Dormí un par de horas y me levanté a ordenar, ya con otra onda: en un rato partíamos a Mar del Plata!

continúa….

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: